Alcohol Boricado Contra las Infecciones en Buceadores

Alcohol Boricado Contra las Infecciones en Buceadores

Si alguna vez has tenido dolor de oído sabes lo desagradable que se siente. Un malestar como ese puede arruinar cualquier momento de diversión, sobre todo si estamos haciendo actividades acuáticas en la playa o la piscina.

 

Uno de los tratamientos efectivos que se recomiendan para tratar el problema, es el alcohol boricado. Un compuesto que resulta de la combinación de alcohol y ácido bórico.

Con esta mezcla se atienden afecciones relacionadas con el dolor de oído, por la presencia de agua en el canal auditivo.

 

¿Cómo usar el alcohol boricado?

Su aplicación es bastante simple, por lo que solo tendrás que colocar unas pocas gotas 2 ó 3 en el orificio que presenta molestias. Luego pon la cabeza hacia abajo del lado de la oreja en el que echaste las gotas y masajea suavemente el exterior, para que se impregne muy bien, así también propiciarás la salida del agua que quedó adentro.

 

Si te dedicas a realizar prácticas continuas en el mar o la piscina, debes repetir la aplicación una vez a la semana. Así evitarás que el malestar persista o que se acumule más agua dentro del oído, que pueda causarte dolor.

 

Cuando aplicas el alcohol boricado, las gotas bajan por el conducto de audición y seca cualquier partícula de líquido que pudiera haberse quedado mientras nadabas o te sumergías. No debes poner algodón ni otro elemento para secar el alcohol que te has colocado,  porque éste se evapora dentro del oído.

 

Como con otros medicamentos debes tener cuidado de no exceder el uso y la dosis. El alcohol boricado suele resecar mucho la zona en donde se aplica, en este caso el conducto auditivo, por eso debes tratar de usarlo solo cuando sea necesario, por ejemplo, si vas a quedarte unos días en la playa o si vas a un crucero.

 

¿Para qué sirve el alcohol boricado?

Esta sustancia es utilizada en el tratamiento del dolor de oídos de humanos y también en el área veterinaria. En el caso de los perros que tienen orejas caídas es muy útil porque previene la otitis, que es un padecimiento que les genera incomodidad y en ocasiones si no se trata a tiempo, puede derivar en problemas más severos, como sangrado y otros.

 

En el caso de las personas está recomendado a partir de niños mayores de 2 años y no es indicado su uso en mujeres embarazadas.

 

Alcohol boricado para el oído

El alcohol boricado es fácil de conseguir en farmacias y no es muy costoso. Se usa para los oídos que sufren los embates del agua o los que se ven afectados por el frío de la época de invierno. Es recomendable en cualquiera de los dos casos anteriores, hacer un uso preventivo, así los conductos se mantendrán secos. alcohol boricado

 

No apliques alcohol boricado cuando el oído sufre afecciones severas en las que se inflama el tímpano o las que generan sangrado. En esas circunstancias es preferible acudir a un especialista, que determine primero cuál es el problema y que recete el tratamiento adecuado.

 

Puedes consultar también a tu médico en qué momento es recomendable que utilices el alcohol boricado, si acabas de salir de una infección grave del oído.

 

 

Prevención con alcohol boricado

Sumergirte en albercas, en la profundidad del océano y hasta tomar una simple ducha, puede llenar a tus oídos con un poco de agua. Sin saberlo se generan dentro de ellos focos bacterianos.

 

Cuando entran fluidos al conducto llevan consigo hongos y gérmenes. En situaciones normales el agua se seca y estas bacterias desaparecen, pero cuando entra más líquido éste no puede salir y comienza a reblandecer la capa superficial de la piel, un ambiente perfecto para el desarrollo de microbios.

 

El alcohol boricado puede ser tu mejor aliado en la prevención de esta desagradable consecuencia del disfrute bajo el agua.

 

Si una vez que finalizaste tu entrenamiento en la piscina o el mar sientes que tu conducto tiene concentración de agua, aplica el alcohol boricado y baja la cabeza para que la gravedad te ayude a deshacerte de ese líquido.

 

Afecciones más comunes del oído

Unas de las molestias más irritantes que puede sufrir el ser humano es a nivel auditivo, conoce aquí algunas de las causas más frecuentes que pueden darle problemas a tus oídos:

 

Otitis.

Es una de las razones por las que más personas visitan al otorrino. Se genera por la entrada de fluidos al oído medio, estos pueden llegar ahí por un resfriado, por la exposición de los conductos al agua de la ducha, del mar, albercas e incluso la lluvia.

 

Los síntomas son muy dolorosos, el oído se siente obstruido, hay picazón, la inflamación está presente y la capacidad auditiva se ve afectada. Una de las señales que pueden develarnos que estamos ante un cuadro de otitis, es la secreción por el canal auditivo de una sustancia blanca y suave.

 

Meniere.

La afección ataca al oído interno e impide su adecuado funcionamiento. Al igual que la otitis, este problema se debe a la presencia de fluido en el conducto auditivo. La persona que la padece tiene problemas para oír, puede llegar a presenter naúseas y vertigo, el equilibrio también se ve interrumpido en su correcto desempeño.

 

Dermatitis.

Genera un picor irritante, por causa de la inflamación del conducto auditivo. En algunos casos, la dermatitis genera el desprendimiento de una cera seca copiosa. Para aliviar los síntomas se recomienda una dieta baja en grasas y azúcares; además del tratamiento tópico que indicará el profesional.

 

Sordera:

El paciente es incapaz de oír por la pérdida de este sentido. Es causada por un golpe, enfermedad, estruendo, la aplicación de tratamientos irritantes para el conducto y en ocasiones es de orígen hereditario.

 

Para saber con exactitud ¿qué la causa?, el especialista debe hacer los estudios correspondientes para mandar el tratamiento más indicado.

 

Ya has visto que los oídos son unas de las partes más sensibles del cuerpo. No los dejes al azar y procura los cuidados para mantenerlos sanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *