El Kayak como deporte – Todo lo que debes saber

Si os gusta el deporte y os gusta el mar, ríos tranquilos y navegables o lagos grandes y espaciosos, pero todavía no habéis probado el kayak o el piragüismo, estáis desperdiciando un tiempo precioso porque tenéis todo lo que buscabais en una misma práctica deportiva.

O si simplemente sois aficionados a pescar, pero siempre os quedáis en la orilla pensando “qué podríais haber obtenido” si estuvieseis aguas adentro, sobre un pequeño bote o embarcación manejable que os diese la posibilidad de acceder a “piezas” de mayor tamaño… tenéis en el kayak de pesca a vuestro mejor aliado.

Vamos a ver todas las modalidades de kayak, tanto si estamos pensando en embarcaciones de uso deportivo como si lo queremos adecuar al recreo o a la pesca.

Modalidades de kayak

Al haber varios lugares donde podemos hacer kayak, deduciremos rápidamente que no hay un mismo kayak para todos los sitios ni para todas las modalidades:

Hay kayaks de pesca, más espaciosos y cómodos, hay kayaks de mar, más estables y alargados, o para aquellos que piensen en kayak deporte, hay kayaks de carreras súper aerodinámicos y veloces.

Incluso hay algunos que son de tipo surf, pero en todos ellos utilizaremos un remo o “pala” doble que nos permitirá avanzar y remar rápidamente por ambos lados del kayak con un cambio de inclinación y un pequeño giro de muñeca, a diferencia de si montásemos en canoa u otra barca.

Como os decimos, es muy diferente montar uno u otro tipo de kayak así que deberemos saber con anterioridad lo que queremos hacer con él y dónde queremos hacerlo, para comprar el más adecuado al fin que teníamos en mente.

Requisitos para hacer kayak

Realmente no se necesitan muchos, y si obviamos los requisitos materiales como son meramente el propio kayak, los remos y ropa y chalecos salvavidas adecuados a la experiencia que tengamos, el resto es simplemente cuestión de aprender la técnica, y de ir ganando en resistencia.

qué es un kayak

El requisito principal es que sepamos maniobrar en el agua. Aunque si fuésemos a una escuela de navegación, allí nos dirían que a un kayak se le conoce técnicamente como “boya” a nivel náutico y legislativo.

Esto se debe a que no tiene motor u otras características, es mejor que no pensemos que esa “boya” lo va a hacer todo por nosotros en el agua para mantenernos a flote por donde queramos.

Qué vale más, ¿la técnica o la fuerza?

Seguro que te has preguntado si el kayak requiere fuerza o técnica. Realmente, uno de los requisitos para llevar un kayak es tener algo de fuerza en los brazos, la espalda y el abdomen aunque no realmente importante es la técnica.

Saber cómo remar en kayak (técnica) nos ahorrará mucho esfuerzo a la hora de mover nuestra pequeña embarcación.

Más técnica y menos fuerza es aquello a lo que siempre se quiere llegar, pero a lo que se llega “después” de que ya sepamos utilizar bien el kayak. Es decir, al principio vamos a hacer un montón de fuerza remando, porque no tenemos clara la técnica.

Es igual que cualquier otro deporte de agua, como el surf, o incluso como los deportes de nieve, en los que las primeras bajadas por pistas son un puro desafío muscular, y cuando ya sabes hacerlo bajas como si fueses una pluma deslizándote hacia abajo con el viento.

Una vez tenemos claro que si remamos más de un lado giraremos hacia el otro, o alguna de las técnicas de maniobra de eskimotaje (ese giro abrupto que nos pone “de cabeza” al agua en los kayaks cerrados), ya estaremos listos para irnos más lejos y sin tanta supervisión. Y es en ese momento en el que tendremos que ir haciendo millas para coger algo de fondo y poco a poco ir aguantando más horas de navegación.

Costes de practicar kayaking

Hay kayaks de muchísimos precios, y depende también del tipo de construcción de esa embarcación. Lo que os aseguramos es que todos son divertidos, pero que es mejor comenzar por kayaks de recreo, para luego ir adaptando nuestros gustos y nuestras capacidades a otros modelos superiores.

kayak de pesca

De nada sirve tirar el dinero en un kayak de 900 euros, si todavía no sabemos lo que nos gusta o lo que somos capaces de hacer con él, si saldremos realmente a navegar muchos días, etc…

Hay kayaks inflables o hinchables para ir probando o para hacer pequeñas excursiones de recreo por lagos tranquilos, que nos costarán menos de 200 euros, nos durarán años y puede que para probar la experiencia ya tengamos suficiente por el momento. Así que la inversión es poca.

Estos kayaks de recreo son fáciles de transportar en cualquier maletero, así que por eso tampoco hay problema.

¿Cuál sería nuestra recomendación en caso de que tengáis amigos que practiquen un tipo de kayak deportivo y os quieran iniciar en su práctica? Pues evidentemente que alquiléis el material por un día, probéis y veáis si os gusta y cuánto os gusta.

Así podréis disfrutar de un kayak con un cierto nivel y rendimiento deportivo, por un módico precio y sin ataduras. Y especialmente podréis probar un kayak rígido y cerrado sin tener que necesitar un remolque o transporte enorme para llevarlo, ya que lo alquilaréis directamente en el sitio de uso.

Beneficios del kayak

Son muchos, y no solamente deberíamos centrarnos en beneficios a nivel muscular, físico y de aspectos deportivos, ya que hay otros aspectos psicológicos y sociales aún mejores.

Salir en kayak es una actividad lúdica que nos hace partícipes de un grupo de amigas y amigos que van con el fin de pasárselo bien, desconectar y disfrutar del agua y de la navegación.

beneficios del kayak

Con el tiempo encontraremos en qué grupos nos sentimos más cómodos como “kayakistas“, si en el grupo de los que salen a navegar con embarcaciones de recreo, a modo de excursión y “picnic“, o en el grupo de los que prefieren el “kayak deporte” y quieren obtener un rendimiento y unos beneficios físicos por ello, o incluso llegar alto en temas de competición.

Músculos implicados en la actividad física del kayak

En un kayak y por medio del acto de remar, trabajaremos muchísimo los músculos dorsales, como si utilizásemos una de esas típicas máquinas de remo de un gimnasio, pero con unas sensaciones mucho mejores y más divertidas.

Los músculos abdominales, en caso de tener que luchar contra inercias, o los dorsales y lumbares, también se pondrán a prueba y se tonificarán muchísimo.

Y por supuesto los brazos, ya que además del dorsal, los bíceps y los hombros hacen mucho trabajo en el movimiento del remo.

La resistencia y el denominado “fondo“, también se trabajan muchísimo en rutas en kayak que se prolongan varias horas, sobretodo si hacemos kayak de mar o rutas en pantanos o ríos que se prolongan kilómetros y kilómetros entre montañas.

Lo que os aseguramos es que prácticamente nadie que ha probado un kayak, no ha querido repetir antes o después, o incluso se ha aficionado para siempre a esta práctica tan divertida y beneficiosa. ¡Quedáis avisados!

Artículos sobre Kayak

Gemma Gloria Romero

Me llamo Gemma Gloria Romero y soy divemaster desde hace más de 15 años. Amante del buceo y la naturaleza, bióloga marina y emprendedora.

Deja un comentario